Loading...

METODOLOGÍA

Somos un equipo de profesionales jóvenes de mentes inquietas, que buscamos ayudar y dotar a las personas que lo necesitan de la funcionalidad y autonomía necesaría para afrontar los retos diarios. Para lograrlo analizamos las características individuales de la persona y las de su entorno, trabajando sobre todos los aspectos alterados para crear un equilibrio cognitivo, físico, ocupacional y comunicativo.

Ser un equipo interdisciplinar quiere decir que, profesionales de diferentes especialidades aportando los conocimientos y habilidades derivados de su profesión, y complementándose, persiguen/trabajan un único objetivo, alcanzar la máxima funcionalidad y el bienestar de la persona en todos sus contextos.

Metodología

FORMA DE TRABAJO

1º. Consulta inicial con la persona y/o familia

Después de haber reocgido unos datos básicos por vía telefónica o digital, se planifica una entrevista inicial semi-estructurada (aproximadamente de 1h de duración) dónde buscamos obtener toda la información importante para trabajar de forma efectiva con la familia y la persona. Generalmente, se recogen datos de la historia clínica, preocupaciones, puntos fuertes, percepciones familiares y/o personales, etc., para poder realizar una estructuración de la valoración coherente y eficaz.

2º Valoración

Valoración de los puntos fuertes y dificultades desde un punto de vista global. Esta valoración puede ser realizada por los profesionales que resulten necesarios en función del perfil, los aspectos observados en la consulta inicial y/o las demandas de la familia.

3º Devolución de impresiones

¿Es necesario Terapia? ¿Qué tipo de terapia? ¿Durante cuanto tiempo? ¿Pronóstico? ¿Estrategias para el entorno familiar? ¿...?

Finalizada la valoración, se realiza una nueva consulta con la familia y/o persona para poder abordar de forma conjunta la intervención a seguir, ya sea de forma directa (con la persona, en el centro o en su domicilio) o indirecta (con la familia, en el centro o en el domicilio).

4º Intervención

Basada en las características y habilidades de la persona y de su entorno, analizadas durante todo el proceso anterior. Se trabaja sobre unos objetivos claros, buscando la implicación y participación activa de la familia.

5º Seguimiento

En función del caso en concreto y de la evolución, en los últimos momentos de la terapia, será necesario realizar un seguimiento en forma de sesiones terapéuticas espaciadas (cada 15 días, cada mes, cada 3 meses o cada 6 meses). Con ello, buscamos evitar que haya una "vuelta atrás", además de mantener el contacto con la persona y/o familia para poder apoyarles ante cualquier cuestión.

6º Alta terapéutica